17 de agosto de 2007

&#$%&… odio la política

Siempre he dicho lo que pienso así que en esta ocasión no hay porque buscar puntos medios o grises, simplemente detesto la política y sus políticos. Ajá! ¿Ahora qué me fumé? Nada, sólo que en este mundillo de los deportes a motor esto es más importante que el talento, así que comencemos.

Este Gobierno es rojo, mientras que en el pasado fue verde o blanco, lo que significa que sigue siendo un color, un simple color. En la actualidad apoyan poco y antes era igual, así que sea el color que sea este deporte siempre ha estado en segundo plano. ¿Por qué?

Esta arrechera viene porque en los ‘80 Jhonny Cecotto pasaba de las motos –bicampeón mundial- a los carritos y el Gobierno le prometió todo el apoyo del mundo, peeeero… ¡No llegó!

Pasaron ‘ene’ cantidad de prospecto en los diferentes años y nada que llegaba el patrocinio, o si lo recibían eran sumas ridículas para el poder económico que poseemos, nuevamente talento perdido. Pero como esto no lo viví como tal, estaba comiendo plastilina y haciendo tonterías en primaria, no puedo profundizar porque no soy gurú.

La gran cagada viene, así como lo leen, porque esto lo viví y también muchos que pierden su tiempo leyendo esto. Año 2006, Ernesto José Viso gana dos carreras en GP2 y termina sexto. Que arrecho, un venezolano dejando en alto el nombre del país en la antesala a la F-1. No es todo, debuta en un Gran Premio como tercer piloto y lo hace más que bien con el pote de carro que tenía.

Comienzan a especular mucho sobre si firma o no. Se menciona Spyker, Toro Rosso, hasta Super Aguri, pero todo dependía del dinero que recibiría del Gobierno. Así que volvemos a llegar a la política. ¿Por qué no otorgarle el apoyo? Dios sabrá la razón, pero quisiera saber si otros de los talentos nacionales llegase a tener esa oportunidad, ¿se la negarían?.

No entiendo el significado de ser o no partidarios, mejor dicho, sentir empatía por un proceso u otro. ¿No estamos hablando de deportes? Por algo son VENEZOLANOS, lo que significa que representan a un país total que en este caso Venezuela, no un color sea rojo, blanco, verde, amarillo o ese que uno hombre no sabe ni escribir ni decir.

Detesto política y todos sus políticos, lo que hacen es jugar con la gente, destruir sueños y en este caso truncar carreras que, esperemos no se pierdan porque talento hay.

Sigo sin entender algo. ¿No es importante que un deportista, científico, literato, artista o cualquier vaina nos represente con dignidad? Sea cual sea su educación, raza, color o descendencia, siguen siendo más venezolanos que la Polar o la arepa luego de una rumbita.

Así que esperemos que los políticos entiendan eso y dejen de jugar Monopolio y hagan algo que valga la pena.

3 comentarios:

iLi dijo...

entiendo perfectamente tu punto.. yo quería ser lanzadora de aguacates profesional y el gobierno no me apoyo porque firme hasta en la pared de la embajada cubana.. TAMBIEN ODIO LA POLITICA...
Besos desde esta esquina

iLi

Joselyn dijo...

definitivamenete cierto, y cuando trabajas adentro es peor, vives injusticias, porque la necesidad tiene cara de perro y te calas, es alli cuando piensas si de verdad vale la pena ser idealista o simplemente vendes todo lo que tienes y te vas pal carajo viejo... Creo que tu palabra "destructor de sueños" va muy acorde con lo que pienso y con lo que he vivido en el mundo rojo rojito, pero si de algo estoy segura es que los de mentes poderosas (como nosotros)tenemos la virtud de poder hacer realidad nuestros sueños y ningun "color" va poder evitarlo...
El que lucha meses es bueno, el lucha años es muy bueno pero el que lucha toda la vida es el mejor, asi que adelante que nada pertube el poder alcanzar nuestro objetivo: la felicidad...
Un besote y me encanto el texto
Joselyn

eusucre dijo...

Mmm...
me pregugnto si los políticos apoyarían a los q bloggean?

Jejej saludos Sr. JET!
(desde la otra esquina)