8 de agosto de 2007

HTT Paul Ricard: La pista de los Supersónicos

Si los creadores de los Supersónicos imaginaban un circuito creo que sería el HTT Paul Ricard, ubicado en Le Castellet al sur de Francia, en el medio de una montaña a una hora y algo más de Marsella; donde hay dos restaurantes buenísimos y el vino es bastante barato. Claro es Francia.

¿Qué tiene de especial esta pista? antes que nada el dueño es Bernie Ecclestone, dueño de la Fórmula 1. Pero no es sólo eso, tiene un aeropuerto privado, un hotel cinco estrellas que - aparte de GROSERAMENTE CARO - es genial, pista de kárting, un museo de Toyota y otros detallitos.

Antes que nada tiene como 35 configuraciones diferentes, sin olvidar que no tiene grava en la salida de las curvas sino lijas, sí como lees. Son dos tipos: una azul que destruye pero no tanto y unas rojas que vuelven cuadrados los neumáticos. Muy ingenioso, porque se dañan las gomas y no el carro. Claro, siempre hay burros, sino le preguntamos al malayo Fairuz Fauzy el primer día de pruebas de la GP2 Series.

¿Quiéres ensayar en lluvia? fácil, olvídate de los camiones de agua, el negrito regando, todo se hace por computadores y el sistema que tiene el circuito, que lo puede dejar húmedo o para la practica de carreras de lanchas, pero sobre asfalto.

Pero lo que me dejó realmente sorprendido fue la sala de prensa. Tener pantallas de plana para cara uno, un mesonero - por no decir mayordomo - que te traía lo que quisieras te hacen el ser humano más malcriado del mundo, lo que significa, que puedes comer y beber cual kozaco mientras haces tu "trabajo".

Volviendo al tema de las pantallas planas, eran las primeras pruebas de Pastor Maldonado en un World Series. El frío y la brisa - el famoso Mistral te congela - eran las características principales hasta que Pastor chocó. Lo pude ver porque estaba en esa curva haciendo fotografía, porque no sabía que desde la sala de prensa podía programar mi televisión para seguirlo curva a curva, gracias al sistema de cámaras que poseen.

Si Ecclestone decide hacer una carrera ahí lo hará, sin gradas ni público, pero hará millones porque se puede explotar mucho a nivel comercial. Sino, le preguntamos a Kubica o Viso quienes se reían que esa pista fuera sólo de pruebas.