30 de septiembre de 2007

No todo es talento

Lo sé, tenía un poco abandonado el blog pero he estado ocupado o al menos clavando el paro haciendo cosas útiles con mi vida; pero aquí vamos…

En los deportes en general el talento es la clave para el éxito, léase Maradona en el fútbol, Jordan en el basket o Tiger en el golf, pero en el automovilismo actual es increíble que el dinero y la suerte han opacado un poco estos factores y voy a tratar de explicarlo.

La GP2 Series (categoría previa a la Fórmula 1) acaba de terminar su tercera temporada, dejando como nuevo campeón al alemán Timo Glock, piloto que posee un gran talento pero una deportividad casi nula que le complicará su llegada al Gran Circo del automovilismo, es una opinión más que personal.

¿Por qué acoto lo de la suerte y menciono a Glock? Es fácil. Este año se lleva la corona al no tener grandes rivales con autos competitivos, porque Pantano hizo milagros con el pote que tenía del equipo Campos Grand Prix, terminando tercero en la clasificación.

Un Adam Carroll –quien se perdió las primeras cinco carreras- se clasificó séptimo, lástima que no pudo hacer todo el campeonato porque habría estado en la pelea, mientras que el japonés Kazuki Nakajima fue el mejor novato del año y tardó mucho en adaptarse al carro, terminando quinto en la general.

Glock está en uno de los mejores equipos, eso sí, tiene un talento increíble que le permitió llevarse cinco victorias y 10 podios en 21 carreras, nada mala la actuación; peeeeeeeeero… no tuvo frente suyo a un Rosberg, Hamilton, Piquet Jr o Kovalainen, pilotos que realmente dejaron su marca en la categoría en las últimas dos campañas, sin olvidar que hasta 12 volantes ganaron carreras demostrando que no hubo un claro dominador.

Más que suerte es la victoria de ayer en Valencia, España, del ruso Vitaly Petrov. Si, su talento es tan nulo como conocer quién es. Se adjudicó el triunfo gracias a una carrera extremadamente loca, con lluvia inesperada y muchas salidas de pista. No es quitarle mérito, pero hay que ser sinceros con las cosas.

Las carreras van y vienen, ya comienzan a terminarse los campeonatos de este 2007 y llega el aburrimiento, aunque sería agradable ver en 2008 que las pistas estén llenas de talento y no de casualidades, de pilotos de verdad y no de oportunistas… Soñar es gratis pero nunca hay que dejar de hacerlo!