16 de marzo de 2009

Una defensa llena de dudas

Nueve años pasaron para que un piloto de McLaren se titulara campeón, pero que Lewis Hamilton haya sido el nuevo monarca no quita de la cabeza de los directivos del equipo la necesidad de un campeonato de constructores, corona que no consiguen desde 1998.

Con la salida de Ron Dennis como Director General del equipo, su compatriota Martin Whitmarsh tendrá que encargarse de una estructura ganadora históricamente y que en la actualidad luchará por mantenerse en la cima del mundial, pero por encima de todo, demostrar que no era un equipo dependiente de las decisiones y pensamientos de Dennis.

El primer traspié ha sido la pretemporada, donde el nuevo McLaren MP4-24 no se ha comportado al nivel esperado, siendo en algunas sesiones hasta segundo y medio más lento que sus rivales en los cronos.

Hamilton acumula un subcampeonato y un título en sus dos años en la F-1, pero ya no tendrá la sobreprotección de Dennis y habrá que ver si le afecta. En tanto Kovalainen ha señalado que será contendiente al título, pero veremos si es capaz de recuperar la velocidad que perdió luego de no conseguir el título de la GP2 Series en 2005.