8 de octubre de 2007

Como que sí te da alas

Los deportes cuando son honestos, correctos y justos levantan pasiones, amores, lágrimas y presentan en las personas síntomas de locura; en este caso las últimas dos carreras de Fórmula 1 han demostrado que si no está la mano de la FIA en medio del peo es un deporte que se puede disfrutar como pocos, sin tener que ser fanático o no.

Llegó Asia y con los amarillos la lluvia pareja. ¿Quién carajo pensaría que serían las mejores carreras del año? Sinceramente yo lo veo así y si tú no, está bien, ¡errar de de humanos! pero fueron las únicas con adelantamientos.

No pienso extenderme en lo que pasó en Japón. Hamilton ganó, Alonso se clavó, Vettel se llevó por delante a Webber cuando iban segundo y tercero bajo Safety Car, pero en si la carrera fue demasiado atractiva por los adelantamientos en pista, salidas de muchos, estrategias, lluvia, pases, lluvia y el Monte Fuji de fondo, que apenas se vio un par de segundos por culpa de… ¡LA LLUVIA!

Se llegaba a China y la ventaja del negro sobre Alonso era de 12 puntos. Todo indicaba que sería campeón y más cuando consigue la pole el sábado. Casi se completaba el sueño, lo imposible, lo irracional. Un negro ganando en un deporte de blancos adinerado.

Nuevamente la lluvia se hizo presente en carrera y llegó otra competencia interesante, pero luego de TOOOOOOOODA esta paja se preguntarán por qué decidí titular este post así. Es sencillo y sino disculpen por quitarles su tiempo con tanta gramínea seca leída.

Red Bull (es una de mis bebidas favoritas) tiene dos equipos en la F-1, uno con ancianos con disque experiencia y mucha ‘veteranía’ y otro que resume la ideología de la marca, juventud, rumbas, curdas, rumbas, curdas y deportes extremos.

Scudería Toro Rosso (Red Bull en italiano) es una de las escuadras más pequeñas en la categoría, con el frito de Tonio Liuzzi en uno de los carros y el carajito de 20 años, Sebastián Vettel, en otro. En Japón, Vettel la cagó, suena duro pero botó un posible podio mientras Tonio llegó octavo y lo penalizaron, quitándole ese puntito que lograba.

China, me di cuenta que además de arroz, ser sedes de la próxima Olimpiada y de tener una de las pistas más arrechas del planeta, fueron sedes del milagro… TORO ROSSO SUMÓ PUNTOS!!! Pero por encima de todo Vettel se metió cuarto y Tonio sexto.

Estrategia genial para ambos autos –un poco mejor la del alemán- pero por encima de todo, el manejo inteligente y limpio de los dos, porque con ese carro (es como que un conejo pelee con un León y le gane) hicieron algo que pocos pensábamos posible y desde ese momento estoy pensando que: ¿En verdad le darán alas?

No sé, pero hay que destacar lo real e importante, ambos hicieron lo imposible ante un grupo de leones. Felicitaciones!

2 comentarios:

eusucre dijo...

Sr. Jet (ya es tradicion jeje)
Me gusto eso del leon y el conejo! Ahora lo veo mucho mejor!

No vale en vdd buen post!
Ya me esta gustando la cosa esta jeje

beso.

Beatriz E Moreno dijo...

En verdad de pana que esas analogias AYUDAN burda a personas como YO que solo siguen esto gracias a este BLog, y lo peor es qeu si me gustaria demasiado aprender bien como se mueve este negocio. El final full supportive! no parecen cosas tuyas jajaja un besoo