10 de octubre de 2007

Nano, cómo me has decepcionado

Cuando me senté a escribir este post tuve que hacer mucha memoria y en estos días mi cerebro funciona menos de lo normal y eso ya es mucho que decir. Fernando Alonso es uno de esos pilotos que con un simple vistazo sabes que tiene un manejo excelso, una personalidad sencilla y de fácil trato, hasta este 2007.

2005: el año de tu consagración. Te logré ver en pista en pretemporada, conversar contigo y ver que eras una persona diferente al resto de los pilotos. Muy talentoso en pista pero mejor profesional fuera de ella. Trabajabas sin reclamar o abusar del uso de la prensa para justificarte.

Llegó el GP de Brasil y en plena tanda de clasificación Anthony Davidson (en ese momento tester de BAR Honda) dice: “es increíble la línea de recorrido y el estilo de manejo”. Sí, estábamos en el box del equipo viendo la sesión, al lado de él y fue increíble escuchar eso. Ganó el título, su primero, y comenzó la Alonsomanía en España. ¿Dónde estaban todos esos ‘especialistas’ de prensa a principio de año o mejor, cuando corría la FIA F3000 y ganó en Spa?

Ya con el número 1 en su carro, llega el 2006 y nada más y nada menos que retira a Michael Schumacher. Le duela a quien le duela, el Nano lo mandó a su casa en Suiza. Con un manejo prolijo y por encima de todo, mucho cerebro y frialdad se llevó el bicampeonato, todo esto con la presión que ya se sabía que dejaría Renault por McLaren.

Llega a McLaren y al fin con un compañero de equipo rápido, un tal Lewis Hamilton. El punto no es si el negro es bueno o muy bueno, sino lo que afectó al español dejar de ser el número uno para convertirse en una pareja con igualdad de condiciones. ¿Ego afectado? Quien sabe y no puedo opinar porque sería especular a lo “gurú”.

Usar a la prensa para justificarte y dejar de admitir tus fallas – somos seres humanos y todos erramos - me han decepcionado, porque dejaste a un lado aquellos que me dijiste en una entrevista “el automovilismo es como comer, lo haces por placer y sin reclamar”, ya que en la actualidad hablas más y manejas menos, por lo que estamos perdiendo tu talento y por encima de todo, ver en persona a quien derrotó al siete veces campeón del mundo.

Llega nuevamente Brasil, tu pista de ensueño, sino, recuerda que ahí confirmaste tus dos títulos mundiales luego de trabajar como una mula desde niño.

Ojalá regrese algún día ese Nano que hablaba poco pero con sus muñecas hacía que otros hablaran por él y no dejaran de destacar que es uno de los grandes en varias décadas!

3 comentarios:

JAS dijo...

¿Igualdad de condiciones? No creo. Pero más allá de eso, lo que pienso que más le ha afectado es estar en un equipo británico, de director británico y con un compañero británico. Su genética latina le sale hasta por los poros.

maria fernanda dijo...

...al igual que quien escribió el comentario anterior, no creo que thaya igualdad de condiciones, sin embargo seamos realistas ! nunca las hay ! siempre en las escuderías tiende a haber un favoritismo por alguno de los dos pilotos... cuestion de suerte, carisma, velocidad, fanaticada, raza, quien sabe ?. El punto es que aparentemente en la f1 ocurre como todo en la vida. El que es bueno, escala, escala, llega a un tope...y ahi se puede conseguir con uno mejor que el. O peor pero con mejores condiciones, o igual pero con más suerte. Yo soy una simple fanática. Me gusta Alonso, y lamentablemente, como todos los seres humanos, mostró su lado débil. Hay otros con más agallas y menos corazón... o no jet ?

Paul dijo...

No se habla mas... Nano es la leche

¿Donde estabas tu cuando Nano corría Karts?

Anda a tomar por culo...