26 de agosto de 2008

¡Pasado pisado!

Agosto fue un mes productivo para los pilotos venezolanos en tierras extranjeras, tanto en autos como en las dos ruedas.

En España, Pastor Maldonado sumó un segundo lugar en la prueba citadina en Valencia, fecha válida de la GP2 Series, mientras en la F-3 alemana Jhonny Amadeus Cecotto se llevó una victoria y un segundo lugar en Assen, Holanda.

En nuestro continente Giancarlo Serenelli consiguió dos nuevos podios en la Latam Challenge 2000, en tanto Ernesto José Viso se colocó sexto en el circuito de Infineon, decimo quinta prueba de la IndyCar.

Todos estos resultados positivos nos hace preguntarnos por qué nuestros pilotos triunfan en el exterior y en el ámbito local la actividad es casi nula.

No es por quitarle mérito a los torneos que se realizan en el circuito de Turagua como en la pista de Puerto Ordaz, pero a la hora de formar pilotos no sirven de escuela y eso obliga a que tengan que cruzar nuestras fronteras para hacer carrera.

Muchos critican que ciertos personajes causaron la desaparición de la actividad local, pero de eso han pasado muchos años y ya es hora de construir en vez de destruir.

Pasado pisado, como dicen coloquialmente, pero ya es la hora de trabajar en conjunto, empresas privadas, prensa, pilotos y hasta los fanáticos, porque a la hora de la verdad ustedes son los que le dan ese sabor especial a las carreras.

En las dos ruedas Fernando Amantini y Robertino Pietri siguen destacando en los Estados Unidos, pero apartando a los dos pilotos de punta, a principios del mes de septiembre se dará inicio al campeonato nacional de motovelocidad que contará nuevamente con la Copa Fazer, torneo que está formando prospectos de la especialidad, tal como sucede con el motocross, trial, enduro y motard.

Las carreras son otro deporte más, por lo que deben ser tratados como tal, como una manera de recrear al público y quien quita, hacer profesión para aquellos niños que ven las competencias; pero para que esto suceda, que el automovilismo vuelva a surgir, todas las partes involucradas tienen que aportar su granito de arena en vez de seguir peleando y colocando intereses personales por delante del colectivo.

Recordemos que Colombia tiene una sola pista y un campeonato estructurado, con diferentes categorías, mientras que en Venezuela existen cuatro pistas y apenas dos se están utilizando. Eso es algo para reflexionar.