3 de mayo de 2009

El nuevo astro del Sol Naciente

Ser un piloto oriundo de Japón en el mundo del automovilismo mundial no ha sido muy bien catalogado, ya que muchos de los volantes nipones han llegado con grandes credenciales a la Fórmula 1 pero se han desvanecido cuando se convierten parte del circo; pero actualmente el equipo Toyota de F-1 posee en su proyecto de desarrollo de pilotos denominado Toyota Racing Develoment (TRD) a Kamui Kobayashi, volante que recientemente se proclamó campeón de la GP2 asiática sin olvidar que es el tercer piloto de la escuadra japonesa.

Kobayashi se inició en el automovilismo en el año 2002, al competir en la Fórmula Toyota de su país, cuando apenas contaba con 15 años de edad. Una temporada más tarde se ubicaba segundo en el torneo y daba el salto al viejo continente y de qué manera.

En 2004 se colocó séptimo en la Fórmula Renault 2000 italiana y como el mejor novato, temporada que sirvió de preparación para lo que fue un gran año en 2005. En aquella campaña el japonés se adjudicó la corona europea de la F. Renault 2000 y del torneo del país de la bota, actuaciones que le permitían igualar a pilotos como el brasileño Felipe Massa y el estadounidense Scott Speed, al ser los únicos tres en conseguir la doble diadema.

Gran salto pero lleno de dudas

Luego de llamar la atención de los medios especializados en su país y en Europa Kobayashi acordaba con el equipo ASM F-3 para competir en la F-3 Euroseries, certamen que catapultó a Lewis Hamilton, Robert Kubica y Sebastian Vettel, entre otros pilotos, a la Fórmula 1.

La primera campaña fue en 2006, un año duro para el piloto japonés que veía como Vettel se quedaba la corona mientras él se conformaba con ser octavo en la general.

Una temporada más tarde partía como favorito pero su coequipero, el suizo Romain Grosjean le arruinaba la fiesta al quedarse con la corona, mientras él era cuarto. Pese a esto recibía como premio tres días de pruebas con el monoplaza de Toyota de F-1 para ver su adaptación con la escuadra.

GP2 Series: la hora de la verdad

Desde su creación en 2005 la GP2 Series ha sido la última escala para los pilotos que sueñan con llegar a la Fórmula 1, una categoría muy competitiva y el japonés acordaba con la escuadra francesa de Dams, equipo que la temporada previa dejó a su compatriota y compañero en el TRD, Kazuki Nakajima, en el quinto lugar, dejando en claro que contaría con un auto competitivo.

El primer paso fue competir en la GP2 Asiática donde terminó sexto con dos victorias y tres podios, una actuación considerada muy positiva para ser novato. Pero cuando llegó la hora del certamen principal, el que se realiza en Europa tuvo un inicio llamativo, llevándose la victoria en la segunda carrera de Barcelona pero luego de eso sólo sumó en dos carreras más, conformándose con el puesto 16.

Este bajo nivel sumado a que su coequipero Jérôme D'Ambrosio terminó undécimo con una seguidilla de puntos en seis citas, sembró gran presión en él.

Pero ciertos pilotos parecen sentirse bajo presión y parece ser éste el caso, ya que luego de lo que se podría definir como una jalada de orejas el nipón se adjudicó el campeonato de la GP2 Asiática en su segunda temporada, dejando todo servido para luchar por el Main Series, donde no parte entre los favoritos.

Desde su llegada a Europa Kamui Kobayashi acumula tres título, 121 carreras, 18 victorias, 13 pole position, 18 vueltas rápidas y 39 podios, unos números bastante interesantes y más si son los de un piloto que carga en sus espaldas con el sueño de un país: ser el primer japonés campeón de la Fórmula 1.