19 de junio de 2009

Nos separamos de una vez…

Pues si, hoy al despertarme sabía que iba a leer sobre el nuevo capítulo de lo que he llamado “María de la Fórmula 1”, novela protagonizada por Max Mosley y la FOTA, dos entes que se odian pero que todavía no saben que son morochos, se necesitan uno del otro.

Hoy era el día indicado para que la FIA (Federación Internacional de Automovilismo) dijera de una vez por todas la lista oficial de los equipos a competir en la Fórmula 1 en el 2010, pero antes de saber esto leí que las escuadras que pertenecen a la FOTA (Asociación de Equipos de la F-1) mandaban a volar a la FIA, para crear su campeonato propio.

¿Qué significa eso? Que tienen un par de bo… para tomar esa decisión, apartándose del ente rector del automovilismo mundial. Pero esto me crea una duda. Sin la Indycar y Nascar no tienen nada que ver con la FIA y facturan más que McDonalds. ¿Por qué ellos no pueden hacer lo mismo?

Saber si esto se concretará o no, habrá que esperas días, capaz semanas, pero lo cierto es que esta opción es interesante porque estos nueve equipos proponen tener tres carros cada uno, es decir, 27 pilotos en pista.

De estos 27 pilotos en pista, 18 actualmente compiten en la F-1 pero descarto a Fisichella para el 2010, lo que deja abierta la opción de 10 nuevos prospectos. ¿Pero quiénes? Si ponemos a los probadores o reservas de los equipos siguen quedando butacas disponibles. Es una decisión delicada porque en las categorías previas el talento está verde todavía.

Creo que este es el final del nuevo episodio de “María de la Fórmula 1”, esperemos qué pasará pero sólo lo sabremos en el siguiente episodio el próximo lunes.

Espero que estén bien y que realmente les diviertan las carreras más que este show ridículo que se llama Fórmula 1.