26 de enero de 2010

Cuánto pone cada quien en la Fórmula 1

En las últimas semanas, por no decir meses, las sumas millonarias por un puesto en la F-1 han estado en cada uno de los medios deportivos y más en los equipos que recién se incorporan: Campos Meta, Virgin GP, Lotus F1 y USF1.

En Virgin GP los pilotos son el alemán Timo Glock - los últimos dos años con Toyota y campeón de la GP2 en 2007 - y el brasileño Lucas Di Grassi. El suramericano no les sonará muy conocido, pero pueden leer de él acá, en un post que escribí en diciembre.

Como pasó con Virgin, en Lotus F1 ninguno de sus pilotos tuvo que aportar dinero. El italiano Jarno Trulli y el finlandés Heikki Kovalainen se encargarán de llevar la gloria a un nombre que en la Fórmula 1 significa títulos y mucha historia.
Ahora pasamos a la polémica, según muchos fanáticos pero que se podrían llevar muchas sorpresas sobre los pagos por correr en la F-1.

Recientemente el holandés Robert Doornbos (ex Minardi y Red Bull) declaró a medios de su país que un puesto en Campos Meta y en USF1 costaba unos 5 millones de euros, suma que es aportada por los patrocinantes de los pilotos.

Parece “poca” esa suma, si tenemos en cuenta que se hizo público en Brasil que Bruno Senna habría aportado unos 13 millones de euros al Campos Meta para poder correr, luego que el sobrino de Ayrton señalara que no había colocado un cobre.

Se especula que el británico James Rossiter (ex tester de Super Aguri) estaría aportando 8 millones de euros, la misma cantidad que dio el argentino José María López (ex tester de Renault) para llegar a USF1.

Es más, si hablamos de equipos renombrados entonces hay que señalar el caso de Pedro de la Rosa, quien se especula puso 4 millones de euros para ocupar la segunda plaza del equipo Sauber BMW, mientras el ruso Vitaly Petrov (actual subcampeón de la GP2) estaría colocando 15 millones para firmar con Renault.

Regresando a Campos Meta, el venezolano Pastor Maldonado está negociando con ellos desde hace cinco meses y los montos que se manejan son todavía más elevados, pero nos guardamos las sumas por respeto al piloto.

Si Michael Schumacher, siete veces campeón mundial, pagó 200 mil dólares en 1991 para debutar con Jordan en el Gran Premio de Bélgica en Spa. Todo el mundo tiene el derecho de luchar por una butaca si posee el presupuesto, en un deporte donde sin dinero no se llega ni a las gradas del circuito.

Sumas van y sumas vienen, pero todo el mundo tiene el derecho de luchar por una butaca si posee el presupuesto, en un deporte donde si no hay dinero no se llega ni a las gradas del circuito.